cosito improvisado a modo de cuento de cuna que después se convirtió en algo que por ahí valía la pena escribir

Ahora es hora de dormir, y para eso es bueno que cuentes ovejas.
Una oveja salta tras otra la cerca de madera, todas con rostros inexpresivos.
Existen, saltan y dejan de existir inmediatamente, su único fin es que las cuentes.
Cuenta las ovejas para dejar de pensar, el conteo sistemático irá quitando espacio a la imaginación.
Cuanto más cuentes, más monótono será tu pensamiento.

Tu inconsciente también las cuenta, cada oveja es un paso a su libertad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: